Años Bisiestos no bisiestos

Por | 1 Febreiro, 2021

Los astrónomos han observado que entre dos equinoccios de primavera hay 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos, o sea: 365, 242199 días.
Sosígenes de Alejandría había medido el año, en el siglo I a. C., en 365,25 días con un error de 11 minutos y 14 segundos.

Julio César, a mediados del siglo I a. C., introdujo el calendario juliano que pondría remedio a los años de 365 días.

Tras tres años de 365 días habría un año bisiesto con 366 días. Esto dejó la duración media de un año en 365,25 días, durante los 1500 años posteriores a la implantación del año juliano.

A finales del siglo XVI los dirigentes de la Iglesia Católica ya no estaban dispuestos a pasar por alto el error de añadir  11 minutos y 14 segundos  anualmente.

Los consejeros del Vaticano, Luigi Lilio Christopher Clavius, calcularon que, tras mil años, se sumarían 8 días. Por tanto, en unos “escasos” 12 mil años: la Navidad caería en otoño y la Semana Santa en pleno invierno.
Dado que a la Iglesia le gusta pensar a largo plazo, esas imprecisiones resultaban inaceptables.

Papa Gregorio XIII

El Papa Gregorio XIII meditó seriamente sobre el tema y concluyó que el año juliano era demasiado largo…

Para compensar la inexactitud, el Papa decidió ajustar el calendario saltándose algunos años bisiestos. Cada 25 años bisiestos el día extra añadido por Julio César sería cancelado.

El mes de febrero era el duodécimo mes del año, tras ser añadidos dos meses al año de 10 meses romano, así que fue el candidato natural a incorporar o no, el día extra.

Fuente imagen  meses del año

Y así, el mes de febrero del último  año de cada siglo, es decir el año divisible por 100, solo tendría 28 días aunque fuera bisiesto.

Los años bisiestos a los que se les eliminó el día extra son ahora años bisiestos no bisiestos. Por tanto, cada siglo tendría 75 años de 365 días, 24 años bisiestos de 366 días y 1 año bisiesto no bisiesto con 365 días.


Sin embargo no se solucionó el problema porque ahora se quedaba corto, por poco, pero corto. Se requería una nueva adaptación. El Papa y sus consejeros hincaron los codos de nuevo y tuvieron una genial idea…recuperar el año bisiesto cada cuarto bisiesto no bisiesto!!!.

Así se cerraría el círculo, y los años divisibles por 400 se convirtieron en bisiestos no bisiestos bisiestos!!!


Dado que el año 1600 estaba a la vuelta de la esquina, se declaró que 1600 sería el primer año bisiesto no bisiesto bisiesto. El siguiente sería el año 2000.

Años bisiestos no bisiestos: 1700, 1800, 1900, 2100,…
Años bisiestos no bisiestos bisiestos: 1600, 2000, 2400,…


Ahora la duración media de un año era de exactamente 365,2425 días.


Pero como ya habréis imaginado resultaba un pelín largo el año. A estas alturas el Papa Gregorio estaba harto. La Iglesia aceptaba la inexactitud de 26 segundos al año, que provocaría tener un día extra cada 3322 años.

La ciencia ha progresado, los relojes atómicos pueden medir el tiempo con una precisión tal que se produciría un error de un segundo cada 15 mil millones de años. Con medidas del tiempo tan espectacularmente precisas, un exceso de 26 segundos anuales se hace de nuevo intolerable.

 George Szpiro propone un ajuste más, eliminar el día extra de febrero cada octavo año bisiesto no bisiesto bisiesto, de manera que cada 3200 años, el mes de febrero tendría de nuevo 28 días; sería el último ajuste, y esos años serían bisiestos no bisiestos bisiestos no bisiestos… El año duraría una media de 365,242188 días. El primer año de este tipo sería el 4400.


Con este hipotético nuevo ajuste, la duración media del año sería ahora un segundo más corta, que se convertiría en un día, después de 86400 años. Es una imprecisión que hasta los religiosos y matemáticos más puntillosos podrían soportar.

Fuente texto: La vida secreta de los números (autor George Szpiro )

Más información:

Calculadora de años bisiestos o no bisiestos

Años Bisiestos no bisiestos/ blog Historias de Matemáticas

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *